El proceso de internacionalización de las compañías y la coyuntura actual del país ha provocado que la movilidad geográfica sea una alternativa a considerar para nuestras empresas. Tanto la descentralización geográfica como la opción de trabajar en el extranjero van ligadas al desarrollo de idiomas.

No hay ninguna duda de que hablar más de una lengua es una ventaja para muchos profesionales, ya que el mundo se torna cada vez más globalizado. Como consecuencia de todo ello, las compañías internacionales requieren un capital humano más capacitado y el dominio de más de un idioma definitivamente abre más puertas en el mercado laboral.

Los continuos cambios socioeconómicos y tecnológicos de los últimos años han provocado que las empresas cada vez busquen candidatos con perfiles más técnicos y especializados. Se podría llegar incluso al punto de considerar que la formación y la experiencia ya no son suficientes, ahora el dominio de idiomas y las aptitudes personales son requisitos esenciales para lograr un puesto en el mercado laboral.

Para las empresas es fundamental contar en sus filas con personas que puedan mantener una conversación con representantes extranjeros, realizar presentaciones e incluso viajar si es necesario a países de habla inglesa para cerrar acuerdos o alianzas laborales.

La lengua más demandada por las empresas sigue siendo el inglés, aunque el francés se encuentra cada vez con mayor frecuencia en las ofertas laborales. El alemán, es el tercer idioma más demandado, aunque tampoco hay que perder de vista otras lenguas extranjeras que están en auge como el chino, portugués y el italiano.

Por lo tanto, en un entorno laboral tan competitivo como el actual, la formación y, especialmente, en idiomas, puede ayudarnos a destacar sobre otros candidatos.

Fuente: Noticias de Empresas

Deja un comentario